A principios del siglo XIX, Thomas Reynolds se trasladó a la región de Alentejo con el objetivo del negocio del corcho.
Tres generaciones más tarde, en 1901, su nieto John Reynolds adquirió una propiedad de 900 hectáreas, la Heredad do Mouchão, donde plantaron varios viñedos y empezaron a elaborar vino.
En un mundo enológico en constante evolución, la Heredad do Mouchão sigue siendo lo que siempre fue, una tradición familiar.
(www.mouchao.pt)

Mostrando todos los resultados (5)